La flor de la Hortensia como metáfora de evolución y atención…

Por motivos personales, los dos últimos veranos he pasado una semana en Ascot, en la zona de Sunninghill, en Inglaterra.

Es una zona muy tranquila, con bosques frondosos y muchos “cottages”. Son casas, en su mayoría, bastante grandes, con hermosos jardines, muchas plantas con flores de hermosos y vistosos colores.

Una de las plantas con más flor, de las que abundan y precisamente es una de mis favoritas, las HORTENSIAS. Normalmente, están sembradas en el suelo, no en maceta y llegan a ser bastante grandes.

Dando diarios paseos por esa zona, me fijaba en ellas y siempre me preguntaba (ya lo había hecho en casa, donde tengo varias macetas con hortensias) cómo podía salir una flor tan bonita y tan redonda y con tantas florecitas pequeñas, dando al final, una imagen de flor grande. Tampoco profundicé mucho, sólo me quedé con esa visión y ese resultado final.

En uno de esos paseos, vi una planta, con unas flores parecidas, mucho más pequeñas pero que estaban naciendo y se parecían mucho a las hortensias.

Digo se parecían, porque dudé de que fueran hortensias, cuando miré las hojas de la planta y presté algo más de atención, vi que se trataba de una hortensia y que la flor estaba naciendo, entonces puede ver con detalle por qué se formaba una flor tan grande y redonda (se aprecia en la foto). Nacen muchas florecitas pequeñas que al crecer hacen una flor grande y preciosa.

En aquel momento, mi pensamiento se centró en ¿cuántas veces nos perdemos la esencia de cosas, momentos y sobre todo personas, por no parar, al menos un momento y tomar consciencia de cómo se ha llegado a ese punto?

Fui consciente de que muchas veces no sabemos nada de quién nos rodea, cómo ha llegado a ser quién, por qué se comporta de una determinada forma, quién es en realidad o quién pudo llegar a ser y, lo que es peor, cómo hemos llegado a ser quienes somos, por qué nos comportamos de una determinada forma, quienes somos en realidad o quienes pudimos llegar a ser, …

Como la flor de la hortensia, nuestra vida, como la de los demás, está hecha de florecitas pequeñas: vivencias, formación, creencias, frustraciones, amor, desencantos, victorias, … Todo esto nos hace ser quienes somos pero quien nos ve solo como lo que parecemos ser, con la imagen que nos hemos propuesto dar, ¿cuánto se pierde de nosotros? ¿Cuánto nos perdemos nosotros de los demás?…

Cada uno de nosotros deberíamos ser capaces de reflexionar sobre quiénes somos y sobre quiénes son los demás, que hay detrás de la primera impresión, como se ha forjado nuestro ser, nuestra posición, nuestro yo más expuesto al mundo exterior… sólo así seremos capaces de apreciar el viaje que nos ha propuesto la vida, en qué estación estamos y hacia dónde vamos porque al final. La vida es el camino…

Sólo tú tienes la respuesta, descubrirla… SOLO DEPENDE DE TI

Asesores con Alma es tu nuevo espacio de desarrollo. Contáctanos y hablamos.

Gracias por compartirme
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Category:

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *